Nutrición para Enfermedades Cardiovasculares

Nutrición en Enfermedades Cardiovasculares | Comer Sano

La Nutrición en Enfermedades Cardiovasculares está hecha a base de un plan nutricional personalizado, con el objetivo de llevar una dieta saludable para el corazón.

No es necesario tener una enfermedad cardíaca para mejorar la salud del corazón, o llevar una nutrición enfocada en la salud cardiovascular. De hecho, hay múltiples maneras de hacerlo con la dieta y el ejercicio. Mejorar la salud del corazón reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Para llevar una nutrición que te proteja de las enfermedades cardiovasculares no debes hacer mucho, sólo comer sano. Aumentar la ingesta de frutas, verduras y cereales integrales y reducir la cantidad de sodio y azúcar en la dieta es un excelente comienzo para mejorar la salud del corazón.

Nutrición en Enfermedades Cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares (ECV), también denominadas cardiovasculopatías, son todas aquellas enfermedades que afectan el corazón o los vasos sanguíneos. 1

Incorpora en tu rutina diaria más actividad aeróbica, como caminar o correr, y de ejercicios de fuerza de forma regular también contribuirá a mejorar la salud de su corazón. Si está preparado para dar el siguiente paso hacia un corazón más sano, aquí tiene 5 formas estupendas de mejorarlo con la dieta y el ejercicio.

Reduzca el sodio en su dieta

El sodio, o la sal, es una parte esencial de una dieta saludable, pero su exceso puede causar problemas de salud.

La ingesta diaria recomendada de sodio es de 2.300 mg, claro… siempre que queramos llevar una buena nutrición para prevenir y aliviar enfermedades cardiovasculares. Esta cantidad 2.300 mg es menos de lo que consume la mayoría de los estadounidenses. Las personas que corren el riesgo de padecer hipertensión, enfermedades cardíacas o renales, o que las padecen, deben reducir la ingesta de sodio a 1.500 mg al día.

La reducción de la cantidad de sodio en su dieta mejorará la salud de su corazón al ayudar a reducir la presión arterial alta y mejorar el flujo sanguíneo. La reducción del sodio en su dieta puede lograrse añadiendo ingredientes frescos a las comidas cuando cocine, eligiendo productos bajos en sodio o sin sal añadida cuando haga la compra y evitando la sal de mesa cuando coma o la espolvoree sobre sus alimentos.

Añada más frutas y verduras a su dieta

Las frutas y verduras son ricas en antioxidantes y vitaminas. Estos nutrientes ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Las enfermedades del corazón son el tipo de enfermedad más común relacionada con la muerte en los Estados Unidos.

 

Los estudios han demostrado que una buena nutrición enfermedades cardiovasculares (comer al menos cinco raciones de fruta y verdura al día) puede ayudar a combatir las enfermedades del corazón y reducir el riesgo de infarto. Y cuanto más productos frescos comas, mejor. Una gran ensalada o un bol de verduras frescas picadas con una guarnición de fruta es una forma excelente de aumentar la ingesta de vitaminas y antioxidantes.

 

También puedes probar a añadir frutas y verduras frescas a los batidos o a utilizarlas en ensaladas o sándwiches. Si no te gusta comer verduras crudas, puedes probar a cocinarlas al vapor para hacerlas más apetecibles.

Haz ejercicio al menos 30 minutos al día

Hacer ejercicio durante 30 minutos al día no sólo aumentará su ritmo cardíaco, sino que también ayudará a reducir el riesgo de colesterol alto, presión arterial alta y diabetes.

 

También mejorará la salud de su corazón al reducir el riesgo de infarto, enfermedad cardíaca y otros tipos de enfermedades cardiovasculares. La nutrición en enfermedades cardiovasculares es indispensable si tiene una enfermedad crónica, como la diabetes, la artritis o la hipertensión. Hable con su proveedor de atención médica para ver si puede participar en el ejercicio con seguridad.

 

Puedes hacer ejercicio caminando o corriendo, tomando una clase de yoga o haciendo ejercicios de fuerza. Los ejercicios de fuerza, como el levantamiento de pesas o el uso de bandas de resistencia, pueden ayudar a mejorar la salud del corazón al aumentar la masa muscular.

El aumento de la masa muscular puede reducir el riesgo de hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes.

Te Recomendamos: 10 Alimentos para Bajar el Colesterol

Haz ejercicios de fuerza 3 veces por semana

Añadir ejercicios de fuerza a su rutina diaria tres veces por semana puede mejorar su salud cardíaca.

 

Los ejercicios de fuerza pueden ayudarle a mantener un peso saludable y a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y diabetes.

 

Al llevar una buena nutrición enfermedades cardiovasculares y hacer ejercicio, recibiremos un plus que nuestro cuerpo agradecerá. Las actividades con peso, como caminar o correr, también pueden ayudar a prevenir la osteoporosis, una enfermedad que hace que los huesos se vuelvan delgados y débiles con el tiempo. Los ejercicios de fuerza se pueden hacer en casa con poco o ningún equipo, o puedes acudir a un gimnasio y trabajar con un entrenador para aprender algunos ejercicios nuevos.

Sabios Consejos sobre Nutrición Cardiovascular

nutrición cardiovascular

El corazón es un órgano impresionante. Como principal estación de bombeo de sangre del cuerpo, trabaja constantemente para mantenernos vivos y sanos. Una buena nutrición enfermedades cardiovasculares ayuda a la salud del corazón. Esto puede influir considerablemente en la esperanza de vida, la calidad de vida en general y el riesgo de desarrollar otros problemas de salud graves.

Quienes se ejercitan tienen menos riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares relacionadas a la nutrición como la hipertensión, la enfermedad coronaria o la insuficiencia cardíaca congestiva.

Mantener el corazón fuerte con dieta y ejercicio es esencial para vivir una vida larga y saludable. Las investigaciones han demostrado que mantener un corazón sano le ayudará a vivir más tiempo, a reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad de las arterias coronarias y a disminuir su presión arterial.

Nutricionistas Online

Sesión de 60 minutos con tu nutricionista. + Plan de nutrición específico para ti, exclusivo para tus gustos, tu estilo de vida y tus objetivos. + Guía de supermercado y de productos para que no pierdas tiempo en las compras. + Guía de porciones de intercambio. + Coordinación previa a tu sesión con tu psicóloga de mindy (no excluyente a quienes no son pacientes).

Comparte este post!

Comparte este post!

Contenido relacionado:

Últimas publicaciones de nuestro Blog

Si te sientes abrumado/a por la pandemia, te podemos ayudar. Agenda tu primera sesión a mitad de precio hoy mismo.