Descubre como aprender a perdonar y seguir adelante

Descubre como aprender a perdonar y seguir adelante

Aprender a perdonar, es una tarea compleja, pero no difícil. Lo más importante es que debes estar dispuesto a perdonar, sentir que dentro de ti estás listo y preparado para soltar ciertas cosas, y seguir adelante. Cuando alguien te ha hecho daño, o te ha traicionado, sientes una presión en el pecho. Esto es una mezcla de diferentes factores, puede que rabia, resentimiento, dolor, impotencia, desconsuelo, etc… Sin embargo, sin importar como te sientes, perdonar siempre será la mejor opción. Y, no te fíes de esos que dicen que perdonar es de tontos, no. El perdón, sólo te beneficia a ti, es por eso que te invito a que te abras a perdonar.

¿Estás listo para dejar de lado esas conductas destructivas causas porque aún no decides aprender a perdonar?

TE RECOMENDAMOS: Breve guía para encontrar la paz interior.

¿Qué es el perdonar?

¿Qué es el perdonar?

Podemos decir que el perdón, es un acto que consiste en un cambio de conductas destructivas voluntarias dirigidas contra el que ha hecho el daño, por otras constructivas. (McCullough, Worthington, y Rachal, 1997).

Perdonar, es la acción de que lograr que tus emociones o actitudes negativas, sean desplazas por otras positivas. Es decir, que la ira, la venganza, se aplaquen. En su defecto, serán suplantadas por la compasión y la tolerancia. “Según Reed y Enright (2006)”.

El perdón es un regalo que dejas en la puerta de aquellos que te han hecho daño

Robert Enright

¿Qué no es perdonar?

Para aprender a perdonar, hay que entender que el acto del perdón no trae consigo necesariamente la reconciliación. Ambos son procesos psicológicos diferentes. Cuando se perdona, no se olvida lo sucedido, ni mucho menos se ignora. El acto de perdonar, tiene más que ver contigo, que con la otra persona. Es decir, TÚ decides perdonar al otro para TÚ liberarte de una carga emocional que te hace daño.

La reconciliación, es un proceso de dos. El perdón, es un proceso de uno.

El perdón no implica levantar la pena al ofensor y que no sufra las consecuencias de sus actos. Cuando aprendes a perdonar, y consigues alcanzar el perdón, dejas de buscar activamente que se haga justicia. Es bueno que tengas presente que perdonar, no es signo de debilidad, todo lo contrario. Es sinónimo de buena autoestima, que te preocupas por ti, y que te preocupas por tu salud mental.

¿Por qué debo aprender a perdonar?

Por los múltiples beneficios que trae para tu salud mental y física.

Al perdonar, dejas atrás rencores y emociones negativas, por eso debes aprender a perdonar, para dejar atrás todo lo que te hace daño

Al aprender a perdonar, notarás que:

  • Tus relaciones serán más sanas
  • Mejorarás tu salud mental
  • Tendrás menos ansiedad, estrés, y hostilidad
  • Tu presión arterial estará más baja
  • Estarás más libre de la depresión
  • Un sistema inmunitario más fuerte
  • La salud de tu corazón mejorará
  • Mejor autoestima

¿Cómo aprender a perdonar y seguir adelante?

Como siempre, en cada artículo, es bueno que tengas presentes que no hay un método claro, y fiable. Hay personas que les funcionan algunos mecanismos, y a otras personas, les funcionan actividades completamente distintas. Si no tienes acceso a un terapeuta que te ayude a perdonar, lee estos consejos y trata de llevar a cabo los que más te convengan.

En el caso de que necesitas un terapeuta, contáctanos, en Mindy tenemos un equipo de psicólogos que te harán el camino hacía el perdón más llevadero.

Reserva tu cita con nosotros.

El perdón borra lo que el tiempo no borró

Jaime Tenorio Valenzuela

Breve guía para aprender a perdonar

Breve guía para aprender a perdonar

Desear perdonar

Nadie puede obligarte a perdonar, es una decisión que debes tomar ti mismo/a. Y, es el paso más importante, si este paso no está dado es imposible que perdones. Recuerda que el perdón es un proceso interno que sólo se da si lo deseas. Pero, anímate… libérate de esa carga emocional que no te deja dormir bien y a veces te trae pensamientos erráticos a tu cabeza. Limpia tu mente, con el perdón.

Libera tu mente del resentimiento

Reconocemos que no es fácil, no es como apagar un interruptor y ya está. No, es un proceso que toma tiempo. Perdonar, olvidar, soltar.

TE RECOMENDAMOS: Consejos para superar la tristeza.

Si gustas, empieza por este ejercicio: cada vez que llegue a tu mente un pensamiento negativo relacionado con el dolor, sustitúyelo por un pensamiento contrario.

Analiza: ¿Quiero perdonar?

Debes estar seguro de esto para dar el paso. Tómate tu tiempo, piensa, analiza, reflexiona, estúdiate. Descubre todas las emociones que te causa tener rencor o resentimiento, toda la energía que agotas pidiendo o clamando quizás justicia divina o justicia de la vida. Todo eso ocupa demasiado tu mente y te impide disfrutar de la paz que tanto te mereces.

Recuerda que perdonar no significa olvidar, ni reconciliar. Es sólo, liberarte de esa carga. Te mereces el perdón.

A esta pregunta, la respuesta debe ser: Sí; quiero aprender a perdonar.

Eres el dueño de tu vida

Tus sueños, tus costumbres, tus emociones, todo te pertenece. El daño que te hace no perdonar, sólo te afecta a ti. Y, es que en tu vida no puedes darte el lujo de tener influencia de esas emociones negativas que te impiden avanzar. Puede que mientras no hayas perdonado, el mundo a través de tus ojos se te muestre un poco empañado. Al perdonar, te liberas de esa carga.

Debes aprender a perdonar.

Recuerda, se trata de perdonar. Esto no quiere decir que olvidarás el daño que te hicieron, o que no tomarás medidas para evitarlo en un futuro. Tampoco quiere decir que levantarás las restricciones que le pusiste a la persona que te hizo daño, o que te comportarás como si nada ha pasado. NO. Se trata simplemente, de liberarte.

¿Te han hecho daño? Reconócelo para aprender a perdonar.

Este punto es importante, porque te hará sentir el ser tan valioso que eres. No se trata de hacerte la víctima, o de mirarte con pena, sino de reconocer lo que vales y lo que han hecho en ti mediante la traición.

Vales mucho, haces cosas por la gente, no te merecías el daño que te hicieron, pero aún así, te lo hicieron. Piensa el agresor o la agresora, analiza las causas que pudieron llevarle a cometer ese hecho. Luego, tranquilamente, y con la mente estable, determina lo que vales, y analizas las razones por las cuales crees no te merecías eso. Al final, descubrirás en qué te ha afectado lo que te hicieron.

Si gustas, una vez hagas ese análisis puedes contactarnos, te ayudaremos a cerrar el ciclo del perdón.

El camino de aprender a perdonar, no es fácil, por eso en Mindy, te acompañamos en el proceso.

Descubre nuestro pack de sesiones online.

Perdona, libérate.

Perdona, libérate.

No es necesario que vayas donde tu agresor a decirle el daño que te ha provocado, recuerda que esto es personal, y tiene sólo que ver contigo, y con tu salud mental. Aprender a perdonar, no tiene nada que ver con violencia o retaliación, es un proceso muy tuyo que te mereces.

  • Escribe: Toma un lápiz y papel y escribe todo lo que quieras al respecto de la situación. Luego, léelo en voz alta, y en silencio, como gustes. Al final, si quieres, quémalo.
  • Conversación imaginaria: Imagina que tienes a tu agresor frente a ti, y dile todo lo que sientes.
  • Manda amor: Perdónalo, mándale todo el amor que tengas, y déjalo ir. No esperes una respuesta, nada de que lo diga o haga (así sea en una conversación imaginaria), es algo que necesitas. Tú eres quien tiene que liberarse, tú eres quien te mereces perdonarle.

Acepta tus errores

Si la causa del dolor y la agresión, te responsabiliza de forma directa o indirecta, Acéptalo, eres un ser humano, deja de exigirte tanto. No naciste con un programa que te enseñe a como vivir la vida, de hecho, no hay manual alguno para nadie. Cada cual aprender en su propio camino, y si el tuyo estaba lleno de piedras y tropezaste con ellas, tranquilo… a todos nos ha pasado.

¿Y si no sé como aprender a perdonar?

Para aprender a perdonar, debes evitar caer en la trampa del resentimiento. El resentimiento te genera emociones negativas que no te permiten perdonar. Además, debes darte cuenta que eres el único/a responsable de tu vida, y no perdonar sólo te hace daño a ti. Y, debes estar dispuesto a perdonar, dispuesto a darlo todo.

Dime, ¿te sientes bien cuando estás alguien te toca un tema que te hace recordar el odio o el dolor que sientes hacia alguien y eso te cambia el día? ¿Verdad que no? Pues bueno, te invito a que te liberes de eso.

Escríbenos, en Mindy podemos ayudarte a perdonar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este post!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Contenido relacionado:

Últimas publicaciones de nuestro Blog

Si te sientes abrumado/a por la pandemia, te podemos ayudar. Agenda tu primera sesión a mitad de precio hoy mismo.