Familia Tóxica

Relaciones familiares tóxicas | ¿Cómo superarlas?

En las relaciones familiares tóxicas, hay mucho malestar, ansiedad, miedo, y culpa. Es difícil mantener buenas relaciones con todas las personas que nos rodean: escuela, trabajo, vida social. Imagínate ahora no tener una buena relación con alguien que vive en tu propio techo.

Las relaciones tóxicas desgastan a la familia Llegan a causar rasgaduras en la confianza familiar.

Con un amigo podemos reemplazarlo por otro, pero con los hermanos, padres, madres, la situación es distinta.

Los rasgos nocivos en las relaciones familiares tóxicas los puede identificar el terapeuta en terapia. Por el momento te damos una pequeña guía para identificar si vives en una familia tóxica.

Los síntomas de una familia tóxica se ven en sus relaciones. Siempre son relaciones abusivas de poder, y estilos parentales desadaptados.

Pueden llevarse a cabo por todos los miembros del núcleo familiar. Estos patrones se establecen en la infancia, y son reproducidos aún en la adultez.​

La intervención familiar sistémica busca establecer un modelo familiar más democrático. El modelo democrático tiene como característica principal la buena comunicación entre entre las partes.

Hay flexibilidad, amor que no asfixia ni impone. Hay libertades y responsabilidades. Mucho respeto, y confianza mutua.

¿Qué características tienen las relaciones familiares tóxicas?

relaciones familiares tóxicas

Todas las familias son diferentes, en eso estamos claros. Un hecho aislado, no amerita que una familia sea tóxica. Las siguientes características son una guía, no un diagnóstico de una familia tóxica.

Autoridad excesiva

Se da de padres a hijos, y de hermanos mayores a menores obligándoles a hacer siempre lo que ellos quieren. Genera un ambiente de hostilidad que también puede conllevar violencia verbal y/o física, con el fin de que se cumpla el mandato, o la orden.

Los niños y adolescentes desarrollan miedo y rabia pues se sienten menospreciados por sus familiares. En las relaciones familiares tóxicas se ejerce control mediante la autoridad.

Sobreprotección

Una familia sobreprotectora también es parte de las relaciones familiares tóxicas. Cuando un padre sobreprotege a un hijo, le está coartando el desarrollo de la habilidad de ser emocionalmente independiente.

Está criando un hijo que será dependiente emocional, no sólo de los padres, sino también de otras personas. Esto afectará la confianza que tienen los hijos en sí mismos, generándoles futuros problemas de autoestima, y ansiedad.

La sobreprotección es un modo de crear adultos con problemas de autoestima, mediante relaciones familiares tóxicas.

Negligencia - permisión

Ningún extremo es bueno. La sobreprotección es perjudicial para la salud mental del individuo, pero la negligencia también es parte de las relaciones en familias tóxicas. En ocasiones el estado debe intervenir por el descuido de los parientes.

Manipulación

Cuando un miembro de la familia manipula a otro para conseguir su objetivo, lo hace porque no toma en cuenta las necesidades del otro miembro de la familia, sólo las suyas. Para manipular a su pareja suelen usar habilidades como la victimización, o la culpa.

Las relaciones familiares tóxicas incluye este síntoma muy común dentro de la pareja.

En las relaciones familiares tóxicas la manipulación se emplea entre sus miembros, aún a sabiendas que lo están manipulando.

Un hijo manipulado será un adulto lleno de culpa y vulnerabilidad.

Falta de comunicación y rigidez

La comunicación no es segura, ni respetable, ni confiable. Se suelen omitir las cosas que son verdaderamente importantes. Las peleas nunca llegan a la raíz del asunto. Se empieza discutiendo un tema A y se termina discutiendo un tema Z.

¿Cuántos tipos de familia tóxica hay?

relaciones familiares tóxicas

El psicoanalista Donald Meltzer, definió las familias tóxicas de la siguiente forma:

Familia aglutinada o aglutinadora

Su lema es: «Nosotros somos los buenos, los otros son los malos».

La familia aglutinada es una familia tóxica porque no hay respeto al derecho ajeno dentro del hogar. Es decir, lo tuyo es todos. Hasta cierto punto, puede sonar bonito, como una intención de compartir, pero la parte tóxica de este tipo de familias reside en que no respetan el espacio personal.

La individualidad suele verse como algo peligroso, como una amenaza que afecta el entorno familiar.

  • Familia con falta de identidad propia.

Las relaciones familiares tóxicas de los miembros de la familia aglutinada/aglutinadora, presentan límites muy complejos, difusos. Los miembros de la familia están siempre muy involucrados entre sí.

El desarrollo individual dentro de su propio espacio en la casa se pierde. La intimidad tampoco tiene límites muy claros. Y los padres confunden mucho los roles.

  • Enseñan a tener miedo y criticar lo de fuera.

Una familia aglutinadora puede tener a los hijos haciendo de padres/madres, y también a los padres haciendo el papel de los hijos.

Otro rasgo tóxico que presenta la familia que aglutina, es la interpretación que le dan a la importancia de la familia.

  • Visión: «El que viene de afuera tiene que adaptarse sí o sí. Si no se acopla y convive de la misma manera será rechazado, alejado, criticado…» Son familias muy posesivas.

Para salir de este tipo de familia es necesario enseñar a los miembros a construir una identidad. Lo cual es complejo porque la familia aglutinada/aglutinadora, son desconfiados y de mente cerrada. Se les dificulta salir de esa estructura familiar.

Familia Uniformada

La familia uniformada niega las diferencias de sus miembros. Por lo general, los miembros de estas familias presentan una alta tendencia a la sumisión.

  • Un ejemplo: Familias completas dedicadas a una misma religión u oficio.

Hay mucha rigidez dentro de las interacciones familiares. Las relaciones familiares tóxicas creadas en la familia uniformada crea muchas reglas inflexibles.

Hay mucha autoridad, y mucha exigencia para sus integrantes. Es una familia controlada y con poca capacidad de reflexión.

Familia Aislada

Contrario a la familia uniformada y a la aglutinada, en la familia aislada el rasgo tóxico radica en la separación del grupo de sus integrantes. Es decir, el sentido de grupo se vuelve difuso.

Las relaciones familiares tóxicas creadas en la familia aislada ponen en peligro el sentido de grupo, protección, y unidad. Debilita la confianza entre sus miembros.

  • Predomina el individualismo

La identidad grupal de la familia aislada se deteriora, por la alta predominancia que tiene la individualidad.

La familia interactúa de forma muy individual.

Familia integrada

Hay flexibilidad en los roles, y se toman acciones premeditadas con capacidad reflexiva. Hay libertad de pensamiento aunque hayan reservas. Se aceptan las diferencias, y las críticas.

  • Predomina el equilibrio

La familia integrada sería el grupo familiar más sano.

¡Relaciones familiares tóxicas con la familia política! 👀

La familia política también es una mina para crear relaciones familiares tóxicas. Muchas veces la familia política no nos hace sentir bien o nos trata de forma inadecuada.

En estos casos lo mejor que puedes hacer es consultarlo con tu pareja. Háblale… es importante que lo conversen y que se entienda al respecto.

  • Es importante darle prioridad a la pareja.

Una familia política tóxica desgasta las relaciones familiares muy pronto. La situación irá de mal en peor, y se desgastará rápido.

¿Cómo saber si tu familia política es tóxica?

  • Dan su opinión sin que se las pidan y la imponen
  • Poco respeto por las decisiones de sus hijos
  • Celosos
  • Envidiosos
  • Hacen un drama por todo
  • Todo lo que pasa les parece mal
  • Con dinero manipulan a los demás (si hay dinero)

Consecuencias de crecer en una familia tóxica

  • Trastornos de salud mental
  • Adicciones
  • Baja autoestima
  • Autocrítica
  • Alta autoexigencia
  • Problemas de gestión emocional
  • Ansiedad
  • Mala elección de pareja
  • Depresión

Relaciones Familiares Tóxicas | ¿Cómo sobrellevarla?

Aprende a decir que no. Cada vez que le dices que si a algo que en realidad no quieres hacer, te estás diciendo que no a ti. Y eso no es posible, tú estás primero que los demás.

Cuando decimos sí, queriendo decir no, en realidad lo hacemos pensando en la aprobación, no porque de verdad quieras hacerlo. Por dentro tendrás sentimientos de frustración que te acompañarán por muchas días finalizada la tarea, todo por sentirte obligado a hacer algo que en realidad no quieres.

Tan fácil que hubiese sido decir NO. No te dejes manipular por las relaciones familiares tóxicas.

No actúes con la cabeza caliente. Hazle saber a los demás cuando algo te disgusta o no te hace sentir bien, pero si estás muy molesto, siéntate y respira, y toma más adelante cualquier decisión. Piensa siempre con la cabeza fría.

Las relaciones familiares tóxicas se vuelven más tóxicas, cuando se comenten actos de violencia tanto físicas como verbales.

No des todo por hecho. Lo que no te gusta puede ser cambiado de forma positiva para que guste. Hay familias que ya dan por hecho que siempre tiene que haber inconvenientes, cuando en realidad con una conversación cuasi trivial pero honesta se puede resolver.

No des por hecho que las cosas son así y punto. Siempre se puede cambiar. En toda relación familiar tóxica se puede cambiar para mejor.

Expresa como te sientes y marca límites. Se siempre asertivo y empático.

Vuela del nido. Aunque parezca revolucionario, que lo es… conseguirse un empleo y mudarse de casa en ocasiones es lo mejor.

Aléjate si es necesario. Sin olvidar que son tus parientes más cercanos. Sí, es una relación tóxica, pero ese es tu núcleo familiar.

Rompe con los estereotipos culturales. Nuestros padres no son la máxima autoridad en nuestras vidas, sino nosotros mismos.

Pide ayuda profesional. Un psicólogo mediante terapia online puede ayudarte con los rasgos tóxicos de tu ambiente familiar. Un profesional de la salud menta puede ayudarte a romper y/o superar las relaciones familiares tóxicas.

Elimina el resentimiento. Aprende a perdonar.

Comprensión. Puede que tus padres tengan alguna enfermedad mental no diagnosticada ni tratada.

¿Cuál es la mejor terapia para las familias tóxicas?

La mejor terapia siempre será la que te recomiende el terapeuta. Ahora bien, la terapia familiar sistémica ha dado muy buenos resultados.

Es difícil reconocer una dinámica familiar tóxica, pero si en tu familia has encontrado patrones tóxicas, puedes considerar hablar con un terapeuta.

La terapia familiar sistémica ayuda a las familias a resolver el conflicto desde su origen, pues la familia aprenderá a identificarlo.

Técnicas de Intervención Psicológica para las Familias Tóxicas

Comparte este post!

Comparte este post!

Contenido relacionado:

Últimas publicaciones de nuestro Blog

Si te sientes abrumado/a por la pandemia, te podemos ayudar. Agenda tu primera sesión a mitad de precio hoy mismo.