Terapia de Divorcio | ¿Cada vez hay más divorcios!

Terapia de Divorcio | ¿Cada vez hay más divorcios!

La Terapia de Divorcio se lleva a cabo porque el divorcio es una de las experiencias más difíciles que puede vivir una persona.

El divorcio es una experiencia traumática, estresante y te cambia la vida por completo. Incluso si te has preparado para ello durante algún tiempo, tener que pasar por ello no es fácil. Otro reto que conlleva la finalización de un matrimonio es averiguar cómo seguir adelante después.

En la terapia para divorcio comprenderás que no puedes pasar el resto de tu vida lamentándote por todo lo que salió mal y por todas las cosas que podrías haber hecho de otra manera. En algún momento, tienes que empezar a reconstruir tu vida de nuevo y averiguar lo que quieres para seguir adelante.

Atravesar este proceso es mucho más fácil si cuentas con el apoyo de un buen terapeuta, que te guíe, oriente, y te enseñe herramientas emocionales para superar el duelo.

El divorcio es tan doloroso que cada vez son más los divorciados que recurren a la terapia de divorcio como forma de curar sus heridas y avanzar de nuevo en la dirección correcta.

terapia de divorcio

La terapia de divorcio es un tipo de terapia diseñada específicamente para ayudar a las personas que luchan contra los problemas relacionados con el divorcio.

El tiempo de la terapia de divorcio puede ser un proceso a corto o a largo plazo, dependiendo de su situación y de los objetivos que quiera conseguir con la terapia.

El número de sesiones también varía de una persona a otra, pero normalmente se recomienda asistir al menos a 6-10 sesiones.

El objetivo de la terapia de divorcio es ayudarle a lidiar con la pena, el dolor y otras emociones negativas asociadas al divorcio. Le ayuda a reconocer sus sentimientos, a comprender lo que está ocurriendo en su interior, a encontrar nuevas formas de manejar sus emociones y a comunicarlas de forma eficaz. También se centra en ayudarte a entender tu parte en el divorcio y cómo sucedió. No puedes cambiar el pasado, pero puedes aprender de él y utilizarlo para hacer cambios positivos en el futuro.

¿Por qué la terapia de divorcio es importante?

En la terapia de divorcio se suele usar la terapia familiar o terapia familiar sistémica la cual aborda los problemas generados en el contexto de las relaciones familiares o con personas significativas en la vida de las personas 1

Durante un momento como el del divorcio, puedes sentir que has perdido completamente el control de tu vida. Te encuentras en medio de una situación dolorosa y puede que sientas un montón de emociones diferentes que no sabes cómo manejar. Puede que te sientas muy triste y arrepentido por lo que ha pasado y por lo que tiene que pasar a continuación. También es posible que estés muy enfadado con tu pareja y sientas un fuerte impulso de violencia y arremeter contra él o contra otra persona.

La terapia para el divorcio existe porque el divorcio nunca es algo que deba tomarse a la ligera, se mire como se mire. Es un acontecimiento muy serio que tiene el poder de cambiar su vida y su futuro a lo grande. Por eso es tan importante estar preparado para todos los retos que conlleva y ser capaz de afrontarlos de forma saludable.

¿Cómo funciona la terapia de divorcio?

Con la terapia de divorcio usted podrá recibir herramientas emocionales para ayudarle a lidiar con las emociones y el estrés relacionados con el divorcio.

La terapia para el divorcio es un espacio seguro en el que puede hablar libremente sin sentirse juzgado o presionado para contener sus sentimientos. Le ayuda a expresar sus sentimientos, a entender de dónde vienen y a encontrar formas de afrontarlos para que no afecten negativamente a su vida en el futuro. El terapeuta le ayuda a afrontar el dolor que necesita para sanar adecuadamente y seguir adelante con su vida. La mayoría de las personas que asisten a la terapia de divorcio están pasando por un momento muy estresante y difícil en sus vidas.

Recuerde siempre que no está solo/a y que siempre hay alguien con quien hablar cuando sienta que lo necesita.

3 Consejos para Afrontar el Estrés del Divorcio

terapia de divorcio

Si estás en medio de un divorcio y te sientes abrumado/a por el proceso, trata de tomarlo un día a la vez. Es fácil dejarse llevar por el futuro, pero no olvides vivir el momento.

Asegúrate de cuidarte durante este proceso.

Tienes que comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad. También necesitas el apoyo de tus seres queridos. Los amigos y la familia pueden ser de gran ayuda en el proceso, especialmente si te sinceras con ellos sobre cómo te sientes.

Trabaja para perdonarte a ti misma y a antigua pareja. Independientemente de cómo se haya producido el divorcio, no dejes que tus sentimientos hacia la situación te dominen. Recuerda que tú tienes el control de tus acciones, pero no de las de los demás.

Si sientes que necesitas hablar con alguien pero no sabes por dónde empezar, puedes encontrar un terapeuta cerca de ti en nuestro panel de psicólogos online. 👈👀

Recomendaciones

Pasar por un divorcio es una experiencia traumática que cambia tu vida en gran medida.

Es importante entender que no tienes que pasar por ello solo.

Hay muchos recursos disponibles para las personas que pasan por un divorcio y acudir a terapia puede ser una forma muy útil de afrontar el estrés del divorcio. Puede ayudarle a procesar sus sentimientos, a comprender lo que está ocurriendo en su interior, a encontrar nuevas formas de afrontar sus emociones y a comunicarlas de forma eficaz.

En definitiva, la terapia de divorcio es un espacio seguro en el que puedes hablar libremente sin sentirte juzgado o presionado para contener tus sentimientos. También hay un gran enfoque en ayudarle a entender su parte en el divorcio y cómo sucedió. No puedes cambiar el pasado, pero puedes aprender de él y utilizarlo para hacer cambios positivos en el futuro.

Terapia de Divorcio Online

10 Causas Comunes de Divorcio en las Parejas

Algunas personas creen que el matrimonio es fácil, pero no lo es… porque no puedes abandonarlo si las cosas se ponen difíciles.

La mayoría de la gente le asusta la perspectiva de divorciarse, porque la tasa de divorcios indica que muchos matrimonios fracasan. Sólo en Estados Unidos hay más de 10 millones de personas casadas, y aproximadamente la mitad de ellas se divorciarán en algún momento. ¿Qué hace que tantos matrimonios fracasen?

Echamos un vistazo a algunas de las razones más comunes por las que la mayoría de los matrimonios fracasan…

La Pareja no tenía una Relación Sana antes del Matrimonio

Una relación sana es aquella en la que ambas personas se sienten amadas, respetadas y apreciadas.

También es una relación que se basa en la confianza y la buena comunicación. Esto significa que ambos miembros de la pareja deben sentirse cómodos hablando de sus sentimientos y deben confiar el uno en el otro.

Tener una relación sana antes del matrimonio es el factor más importante en lo que respecta al riesgo de divorcio. Tener una buena relación con tu pareja antes de la boda es crucial, porque tienes tiempo para resolver los problemas que puedan surgir al casarte con alguien.

Si te casas con alguien con quien has salido sólo unos meses, es posible que no hayáis tenido tiempo suficiente para conocerse de verdad y, por tanto, podríais tener más probabilidades de divorciarse. Si usted y su pareja no tienen una relación sana antes de casarse, es más probable que su matrimonio fracase.

No Hay Confianza

La confianza es esencial en cualquier relación y es especialmente importante en un matrimonio en el que se vive y se pasa mucho tiempo con el cónyuge.

Si no confías en tu pareja, es posible que te hagas preguntas como:

  • ¿Me quieren de verdad?
  • ¿Lo dicen de verdad cuando dicen que va a hacer algo o está mintiendo?
  • ¿Ha sido mi pareja sincera conmigo?

Si no tiene confianza en su matrimonio, puede estar constantemente preguntándose, preocupándose y cuestionando a su pareja. Y si no se siente cómodo con su cónyuge y sabe que él tampoco confía completamente en usted, eso puede dañar seriamente su matrimonio.

Las personas que no confían en su pareja a menudo no se sienten lo suficientemente cómodas como para hablar de sus problemas, y esto puede provocar sentimientos de resentimiento y hostilidad.

En la terapia de divorcio aprenderás que la falta de comunicación y de confianza son dos de las razones más comunes por las que la mayoría de los matrimonios fracasan.

Terapia de Divorcio | Problemas de Dinero

Los problemas de dinero son otra razón común por la que la mayoría de los matrimonios fracasan.

Los problemas de dinero pueden parecer que no pueden afectar mucho a un matrimonio, pero pueden causar problemas importantes en una relación.

Normalmente, en un matrimonio en el que se producen problemas de dinero, los problemas surgen en parte de las personalidades de las dos personas involucradas.

Algunas personas son más cuidadosas con el dinero y ahorran más que otras. Algunas personas son más impulsivas con el dinero y acaban haciendo compras que realmente no se pueden permitir. Los problemas de dinero en una relación no suelen ocurrir porque una persona sea más descuidada con el dinero y la otra sea más cuidadosa. Suelen ocurrir porque cada persona piensa en sí misma y en sus propias necesidades. Por ejemplo, puede que tú quieras comprar una casa más grande, pero tu pareja quiere comprar un coche nuevo. O tal vez tu quieras irse de vacaciones, pero tu pareja prefiere ahorrar dinero y pagar las deudas.

Infidelidad

Uno de los mayores problemas en cualquier relación es que uno de los miembros de la pareja sea infiel.

Mucha gente no lo sabe, pero un porcentaje importante de los divorcios se debe a la infidelidad. Se puede pensar que esto no es un gran problema y que se puede arreglar fácilmente, pero muchas parejas no lo superan. De hecho, muchas parejas que se divorcian citan la infidelidad como una de las principales razones.

Terapia de Divorcio | Problemas de Comunicación

Otra razón muy común por la que los matrimonios fracasan es por los problemas de comunicación. Los problemas de comunicación suelen producirse por las diferencias en la forma de comunicarse de las personas. Algunas parejas pueden tener formas totalmente diferentes de comunicarse, y esto puede causar problemas de comunicación.

Por ejemplo, una persona puede ser más directa e ir al grano, pero su pareja puede ser más indirecta, insinuando cosas sin ser clara. Esto puede provocar problemas de comunicación, ya que la persona indirecta puede no tener claro lo que quiere.

Poca Armonía en la Pareja

Otra razón por la que ocurren los divorcios es por la poca armonía en la pareja.

Una de las cosas que muchos pacientes dicen en la terapia divorcio, es que: «llegaron al matrimonio con sus propias expectativas sobre cómo debe ser su pareja».

Es posible que haya entrado en el matrimonio con la expectativa de que su cónyuge debe actuar, parecer y comportarse de una determinada manera. Pero si su cónyuge no se ajusta a esta imagen que usted tiene, puede tener problemas y su relación puede sufrir.

Por ejemplo, si usted es una persona extrovertida y se casa con un introvertido, puede tener la expectativa de que su cónyuge se parezca más a usted, pero no… se parece más así mismo, introvertido.

Hijos, una causa común del divorcio en la pareja

Los hijos son otra de las grandes razones por las que la mayoría de los matrimonios fracasan. Las parejas que tienen hijos tienen más probabilidades de divorciarse que las que no los tienen.

Muchas personas que se casan quieren tener hijos e hijas, y muchas parejas que tienen hijos/as se divorcian.

Algunas personas se casan con la expectativa de que durará toda la vida, pero cuando tienen un hijo, pueden decidir que tener un hijo y estar casado no se llevan bien.

Si un hijo es una de las causas del divorcio, puede deberse a que se es demasiado joven para casarse, a que no se tiene la pareja adecuada. También puede que no se tenga la madurez necesaria para asumir la responsabilidad de ser padre y madre. Incluso si te casas con la persona adecuada y tienes el nivel de madurez adecuado, puedes acabar divorciándote por el impacto que tiene un hijo en un matrimonio.

Tener un hijo puede sacar lo peor y lo mejor de una pareja. Puede suponer un gran estrés para la relación.

Terapia de Divorcio | ¿Dónde acudir a terapia?

Un tipo de psicólogo que puede ayudar es un psicólogo de familia.

El Psicólogo de Familia es un profesional que de la salud mental, del área de la psicología que interviene en la unidad familiar. Así mismo, en las relaciones de cada uno de sus miembros. Es decir, que no se centra sólo en el miembro de la familia que tiene el problema, sino que se centra en toda la familia como un núcleo completo. El psicólogo familiar ve a la familia como todo un ecosistema donde intervienen de forma directa todos y cada una de sus partes. O sea, todos sus miembros. Se encarga de evaluar y tratar los patrones de comunicación y de comportamiento de todo el grupo. También los estados emocionales, y todo lo envuelve a cada emoción y/o sentimiento.

Consulte con nuestro equipo de psicólogos 👈👀

Comparte este post!

Comparte este post!

Contenido relacionado:

Nuevo sistema de referidos Mindy

Contenido1 Referidos Mindy: Invita y Gana1.1 Invita a 2 personas y obtén una sesión gratis.1.2 ¿Solo tengo que invitar o la persona debe agendar para

Últimas publicaciones de nuestro Blog

Si te sientes abrumado/a por la pandemia, te podemos ayudar. Agenda tu primera sesión a mitad de precio hoy mismo.